¿Las pruebas de vida en Marte fueron borradas?

Escrito el 29/07/2021
Old Robot News


El róver Curiosity de la NASA parece haber dado con un sorprendente descubrimiento en el Planeta Rojo: según un nuevo estudio de la agencia espacial, es posible que se hayan eliminado de Marte indicios de vida antigua.

El descubrimiento llega mientras el astromóvil Curiosity realiza operaciones científicas en el cráter Gale, donde, entre otras, estudia muestras de lodo antiguo.

Los científicos creen desde hace tiempo que este cráter fue en su día un antiguo lago, y muchas de las rocas sobre las que rueda el Curiosity fueron en su día sedimentos del fondo de ese lago.

Muestras de lodo antiguo

Según reportaLive Science, la arcilla es un buen indicio de la existencia de vida porque suele crearse cuando los minerales rocosos se desgastan y se pudren tras el contacto con el agua, un ingrediente clave para la vida. También es un material excelente para almacenar fósiles microbianos.

Pero cuando el Curiosity tomó dos muestras de lodo antiguo, una roca sedimentaria que contiene arcilla, de zonas del lecho del lago seco, fechadas en la misma época y lugar (hace 3.500 millones de años y con solo 400 metros de diferencia), los investigadores descubrieron que una de las zonas contenía solo la mitad de la cantidad esperada de minerales de arcilla. En cambio, esa parcela contenía una mayor cantidad de óxidos de hierro, los compuestos que dan a Marte su tono oxidado.

Agua supersalada

El equipo cree que el culpable de esta desaparición geológica es la salmuera: según explicó la NASA, los científicos tienen nuevas pruebas de que el agua supersalada, o las salmueras, se filtraron profundamente a través de las grietas, entre los granos de tierra en el fondo del lago reseco y alteraron las capas ricas en minerales de arcilla que había debajo, borrando parches del registro geológico.

Los hallazgos publicados en la revista Science y dirigidos por el equipo a cargo del instrumento de Química y Mineralogía, o CheMin, –a bordo del rover Curiosity del Laboratorio Científico de Marte de la NASA– ayudan a comprender mejor dónde el registro de rocas conservó o destruyó las pruebas del pasado de Marte y los posibles signos de vida antigua.

“Solíamos pensar que una vez que estas capas de minerales de arcilla se formaban en el fondo del lago del cráter Gale, se quedaban así, preservando el momento en que se formaron durante miles de millones de años”, dijo Tom Bristow, investigador principal de CheMin y autor principal del artículo en el Centro de Investigación Ames de la NASA en el Valle del Silicio de California. “Pero las salmueras posteriores descompusieron estos minerales de arcilla en algunos lugares; esencialmente volviendo a establecer el récord de la roca”.

Diagénesis: proceso de transformación química

Cuando el Curiosity exploró los depósitos sedimentarios de arcilla a lo largo del cráter, los científicos se preguntaron por qué desaparecieron las manchas de esos minerales de arcilla y las pruebas que contenían. Los científicos sabían que en Marte se producía la diagénesis, que es un proceso en el que algunas bolsas de arcilla experimentan condiciones y procesos diferentes debido a la interacción con el agua que cambia su mineralogía. La diagénesis puede borrar la historia anterior registrada en el suelo y escribir una nueva debajo.

La ventaja de la desaparición del registro de las rocas es que el proceso de diagénesis en la Tierra puede crear hábitats únicos donde prosperan los microbios, conocidos como biosferas profundas. Si los científicos consiguen encontrar biosferas profundas similares en Marte, podrían albergar indicios de vida microbiana en el pasado.

Vida en el subsuelo

“Estos son lugares excelentes para buscar pruebas de vida antigua y medir la habitabilidad”, dijo en el comunicado John Grotzinger, coautor del estudio y profesor de geología del Instituto Tecnológico de California. “Aunque la diagénesis puede borrar los signos de vida en el lago original, crea los gradientes químicos necesarios para sustentar la vida en el subsuelo, por lo que estamos realmente emocionados de haber descubierto esto”.

“Hemos aprendido algo muy importante: hay algunas partes del registro rocoso marciano que no son tan buenas para preservar la evidencia del pasado del planeta y la posible vida”, dijo, por su parte, Ashwin Vasavada, científico del proyecto Curiosity y coautor en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California. “Lo afortunado es que encontramos ambos cerca en el cráter Gale, y podemos usar la mineralogía para decir cuál es cuál”.(I)